Seleccionar página

Cuando levanté el teléfono y al otro lado me pedía Elena Tobar que realizará este cartel conmemorativo de las Fiestas Colombinas que hoy presentamos, la primera impresión que me dio es de estar viviendo un sueño.

Vivir, por tanto, un momento como este es para mi, como onubense convencido como lo soy, un honor por lo que le estaré siempre agradecido a este Ayuntamiento, en la persona de su alcalde y la Concejala de Cultura, por la oportunidad que me han dado y, como artista, me siento profundamente halagado, al ponerme a la altura de quienes me antecedieron en esta tarea como son Victor Pulido y Man o Matic a quienes admiro y respeto.

Con la libertad absoluta que tenía para hacer partícipe a nuestros conciudadanos de nuestras Fiestas Mayores, quise crear una ilustración con elementos que recogieran lo mejor de nosotros mismos en un año lleno de simbolismo para Huelva por celebrar el 525 Aniversario del Encuentro de dos Mundos, ostentar la Capitalidad Gastronómica de España y conmemorar el centenario del Barrio Obrero.

Y de este cocktail de acontecimientos, aderezado por el hecho de dedicar las Colombinas a un país hermano como lo es Argentina, nace la idea plasmada en estos cuantos de trazos que dándoles forma hete aquí el resultado.
A todo ello responde que le haya querido dar protagonismo al Monolito de La Rábida; a la capitalidad, con el Almirante Cristóbal Colón que preside la Plaza de las Monjas; a nuestras típicas casitas del Barrio Reina Victoria; y a la festividad en sí, representada por los farolillos, la inevitable noria y el coso taurino de la Merced.

El guiño argentino viene volando, con el Plus Ultra, que -como sabéis- fue el primer avión que cruzó el Atlánticosur, surcando los cielos entre Palos de la Frontera y Buenos Aires en 1926, alumbrado por la luz que aporta el sol característico que forma parte del escudo de Argentina que representa la Verdad, la Majestad y la Prosperidad. Y de fondo, nuestra ría, a la que se asoma Huelva.

La técnica utilizada ha sido la habitual en mis obras, el ‘curvismo’ y mucha acuarela, salpicada de colores intensos con los que llamar la atención y animar a propios y extraños a vivir intensamente nuestras Colombinas, a sentirlas y a transmitirlas porque forman parte de nuestra Historia y estamos obligados a engrandecerlas participando en ellas.

Por mi parte sólo me queda reiterar mi gratitud por esta responsabilidad y confío en que el cartel de este año 2017 responda a las expectativas en mi depositadas.

Muchas Gracias.